Los beneficios del hule 100% reciclado GNR

Cuidan el medio ambiente y la economía principalmente.

A diferencia del concreto, el hule reciclado se moldea uniformemente, de forma que todas las unidades son del mismo tamaño.

Las soluciones de hule reciclado pueden ser instaladas por una sola persona, mientras que las de concreto requieren 3-4 personas.


El hule reciclado es flexible y se adapta a cualquier superficie pavimentada o de concreto.

El concreto es vulnerable a romperse, a las grietas y a desmoronarse, mientras que el hule es resistente a las variaciones de temperatura y a los impactos de las llantas al momento de estacionarse.


El hule reciclado asegura una larga vida, mientras que el concreto requiere mantenimiento frecuente y costosos reemplazos.

Tienen garantía y los productos de concreto no tienen.

Los productos de hule reciclado no son riesgosos para quien los transporta o instala.


Además de ofrecer productos seguros y durables para la seguridad en estacionamientos, la tecnología de GNR crea productos que son conscientes y amigables con el medio ambiente ya que están hechos 100% de llantas recicladas.

Cada año eliminamos millones de llantas

Utilizar llantas usadas es una de tantas formas de darle uso a este desperdicio y a la vez promover un medio ambiente más sano.

Cada año son desechadas 25 millones de llantas viejas en el país, de las cuales 9 de cada 10 terminan abandonadas en tiraderos a cielo abierto o en depósitos clandestinos, decorando cada municipio del país, según información de la Asociación nacional de distribuidores de llantas (Andellac).

Ante esta problemática GNR crea productos con 3 a 5 años de vida útil con un mantenimiento esporádico para remover tierra, lodo o suciedad de la cinta reflejante.

Los topes de hule GNR no pueden reciclarse para producir nuevos topes, sin embargo, se pueden triturar y utilizar para otras aplicaciones, por ejemplo: hule granulado para canchas deportivas, caucho granulado para sacos boxeo, caucho molido para césped sintético, etc.